Todo esto sucedió es Swift, Canadá, donde un grupo de bomberos y un perro protagonizaron un emotivo acto, todo por salvar al can.

El animal había salido a pasear con su dueño, cuando de repente se apartó, siguió la pendiente y cayó al arroyo que estaba completamente cubierto de hielo por las heladas en esa ciudad canadiense. En las imágenes se puede ver a un bombero, atado a una soga, deslizándose sobre el hielo hasta llegar a la ubicación del perro.

Denis Pilon, jefe del departamento de bomberos, aseguró que la rápida llamada del dueño a las autoridades “ayudó a salvar a la mascota”.

Una vez rescatado, los bomberos envolvieron al perro con una manta. El cachorro estaba visiblemente afectado por haber estado expuesto a temperaturas tan bajas.