Una mujer de Manssachusetts decidió mover sus plantas de cannabis a su garaje para que absorvieran más sol y no se murieran.

Pero nunca se imaginó que sus gatos se lo comerían y harían un desastre en su patio.

Los encontró acostados, muy tranquilos y rodeados de marihuana a medio comer.

En el video no se muestra que los gatos coman de esta planta pero lo que si se observa es lo relajados que se encuentran.