Fue una llamada de auxilio lo que alertó al cuerpo de rescate, pues un hombre quería lanzarse de un cuarto piso. La situación era delicada y los bomberos optaron por no entrar a la habitación del sujeto para no ponerlo más tenso, y mejor se metieron a un cuarto un piso abajo.

De acuerdo con información difundida por el medio pramiv, dos de los rescatistas pidieron permiso a los habitantes departamento situado en el tercer piso para hacer contacto con el hombre y tratar de disuadirlo.

La pareja de bomberos entró y uno de ellos se colocó sobre la ventana, mientras el otro lo sostenía de una pierna para evitar que cayera.

En un esfuerzo conjunto, otros bomberos intentaron alcanzar la ventana del cuatro piso desde el exterior con equipos de escaladas; fue entonces cuando las manos del hombre se resbalaron y cayó al vacío.

Afortunadamente, el bombero que asomaba por la ventana logró atraparlo y rápidamente lo introdujo en el departamento.

La escena se desarrolló en Letonia en donde el Servicio Estatal de Bomberos y Rescate del Ministerio del Interior prometió compensar la valiente acción de los elementos que trabajaron para salvar una vida.