Bien dicen que las cosas pueden estar más cerca de lo que crees, y para comprobar esta teoría esta la pequeña Princess, una gatita que se dio por extraviada un 7 de mayo, lo cual desato una desesperada búsqueda por parte de su dueña Julie Tansley. La propietaria de la pequeña Princess a pesar de su desesperación por encontrar a su compañera, continuo con su rutina, condiciendo varios kilómetros por Nottingham en su automóvil BMW, hasta que se presentó una falla en el auto, una luz en el tablero se encendió y al abrir el cofre, ¡OH SORPRESA!.

Era nada más y nada menos que Princess, la cual fue la causante de la falla del automóvil, pues dañó la manguera del anticongelante y así fue como después de 15 días, Julie y la pequeña Princess volvieron a estar juntas. Julie intento sacarla de inmediato, pero estaba tan adentro que Julie tuvo la necesidad de llamar a su vecino, quien es propietario de un almacén de piezas de automóviles y este a su vez, tuvo que retirar algunas partes del motor para lograr rescatar a la gata.

 

 

 

 

 

 
Por fortuna, Princess estaba ilesa, solo tenía algunas de líquido de refrigerante, y después de una dieta obligatoria de alimento y agua estaba muy delgada, ya se encuentra recuperada.

“es increíble, la llevamos por todo Nottingham, quiero decir que hemos conducido hacia y desde la escuela, el trabajo, incluso a través del autolavado con ella allí”, fueron las palabras de Julie y bromeando agregó: “Ha costado más de 300 libras sustituir la manguera, por lo que es una manera costosa de viajar con su gato.”