Por Sergio Orozco

Cancún, Q. Roo.- La tarde del miércoles un arroyo de aguas con fuertes olores, invadieron la zona de arenales de playa Langosta, sorprendiendo a los bañistas y a los prestadores de servicios turísticos.

Empleados de una obra en construcción, la cual se lleva a cabo en la zona hotelera de Cancún, tras realizar una perforación en el suelo, drenaron el agua que se encontraba en el interior, lo que provocó esta problemática.

Algunos empleados de los restaurantes aledaños y albañiles improvisaron un arroyo que desembocó en el mar para que no se inundara la playa de malos olores.

En primera instancia los ambientalistas señalaron que se trataban de aguas negras, pero la información que se tiene al momento es que solo eran aguas estancadas.