Por Staff

Una vida solitaria, a pesar de los millones de dólares que pudiera uno tener, no son garantía de una existencia feliz, tal es el caso de la actriz hollywoodense Margot Kidder quien falleció hace unos meses.

La muerte de la histrión Margot Kidder fue dictaminada como suicidio, y su hija Maggie McGuane dijo el miércoles que es un gran alivio conocer al fin la verdad.

El médico legista del condado de Park, Richard Wood, dijo en un comunicado que Kidder, quien interpretó a Lois Lane en las películas de “Superman”, murió el 13 de mayo en su casa de Livingston “como resultado de una sobredosis autoinfligida de fármacos y alcohol”.

McGuane dice que cree que es importante ser abierto y honesto sobre el suicido para que no haya una sombra de vergüenza.

Es una forma única de pena y dolor, dijo, y quisiera llegarle a cada familia que sufre la pérdida de alguien por suicidio.

La muerte de Kidder es uno de múltiples suicidios de alto perfil que se han presentado este año, incluidos el del famoso chef Anthony Bourdain y la diseñadora de moda Kate Spade.

Kidder tuvo problemas mentales durante gran parte de su vida, y se agravó por un accidente automovilístico en 1990 que la dejó endeudada y la llevó a usar una silla de ruedas durante casi dos años.