Wang Fuman es un pequeño que llegó al colegio con nieve en la cabeza después de caminar una hora y media para llegar a su salón de clases.

Fue el sitio web chino People’s Daily quien reportó la historia del pequeño de ocho años, el cual vive con su padre en la Zhaotong, la zona rural de Yunnan, desde donde camina más de cuatro kilómetros en temperaturas que van de los nueve a los 12 grados bajo cero para poder asistir a la escuela.

Uno de los maestros del menor le tomó la fotografía y rápidamente se viralizó en redes sociales, ya que muestra al niño con nieve en el pelo y las cejas.

Además de esa fotografía, también compartieron de las manos de Fuman, las cuales se ven cuarteadas y con llagas debido al frío.

A pesar que tiene que caminar en pésimas condiciones climáticas, Fuman nunca falta a la escuela y es uno de los mejores en matemáticas.

Gracias a la fotografía, las autoridades de Yunnan comenzaron una campaña para recibir donaciones para el pequeño y otros niños que sufren las inclemencias del clima.