Por Staff

El Senador Félix Salgado, de Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), confrontó al ex secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, por la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, y responsabilizó al Gobierno de Enrique Peña Nieto de la desaparición de los jóvenes. En respuesta, el senador priísta le dijo que no hay ninguna línea de investigación que incrimine al Presidente ni al Estado mexicano.

Durante la Glosa del Sexto Informe de Gobierno en la Cámara Alta, Félix Salgado, Senador por Guerrero, criticó la llamada “verdad histórica” sobre el caso Igual y dijo que el Gobierno de Peña Nieto “está obligado a decirnos en dónde están nuestros jóvenes”. También aseguró que Osorio Chong debe saber lo sucedido con los estudiantes, pues él era el encargado de la política interior en 2014.

Y cuestionó: “¿Cómo es posible que no sepan qué pasó?”.

“El Secretario de Gobernación del año 2014 sabe qué pasó. Sí sabe lo que pasó. ¿Por qué están tejiendo una gran mentira que ahora la quieren convertir en una verdad histórica. No es verdad histórica es una mentira diabólica”, recriminó.

Salgado responsabilizó directamente al Gobierno de Peña Nieto de la desaparición de los estudiantes.

“Todos sabemos que fue el Gobierno, el Gobierno y la delincuencia es lo mismo, fue el Gobierno. Es el Estado, ellos se lo llevaron, se lo llevaron en patrullas policiales. ¿Y quiénes más participaron?, ¿dónde están?, ¿quién los tiene?”, dijo.

También cuestionó “la prisa” con la que el Presidente dijo que los jóvenes habían sido asesinados. “Están desaparecidos”, recalcó.

“Nos están metiendo esa mentira, no queremos cuentos chinos, queremos la verdad”, dijo desde la Tribuna.

Criticó que el Gobierno federal haya sostenido la “verdad histórica”, que planteaba que los estudiantes habían sido asesinados y calcinados por un grupo criminal en el basurero de Cocula. Lo cual, dijo, fue refutado por expertos de la CIDH.

En respuesta, Osorio Chong subió a la tribuna y dijo que no hay ninguna línea de investigación que señale a Peña Nieto ni a su Gobierno, también aseguró que el caso no está cerrado.

“Nos ha tocado el paso de un hecho trágico, todavía no terminado, le tengo que decir, para su información que no está terminado ni cerrado este tema y que ya llegarán al Gobierno para asumir esa responsabilidad, de darle seguimiento y llegar a las últimas consecuencias”, señaló.

Dijo que el Gobierno de Peña Nieto nunca se cerró a ninguna investigación.

“Fuimos nosotros los que pedimos el apoyo de comisiones como la Interamericana para venir a respaldar y apoyar en las investigaciones”, dijo y agregó que tuvieron recursos y apoyo del personal de la PGR en el caso.

“Se llegaron a muchas conclusiones, unas las que dio la PGR, otras, en señalamiento de irregularidades, respecto al proceso que se siguió, más no otras líneas de investigación, una sola, que está en investigación en este momento, pero ninguna que pudiera señalar ni al Presidente ni al Estado mexicano, como responsables de esta acción”, añadió.

El pasado 29 de agosto, el Presidente Enrique Peña Nieto defendió la “verdad histórica” de la Procuraduría General de la República (PGR) sobre la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, que concluyó que los estudiantes habían sido incinerados por un grupo criminal en un basurero de Cocula, en Guerrero, y la cual ha sido rechazada por las familias de las víctimas y por expertos de organismos internacionales, como la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH).

“En lo personal, y con el dolor que causa, y con lo que significa la pena para los padres de familia, yo estoy en la convicción que lamentablemente pasó justamente lo que la investigación arrojó”, dijo Peña Nieto en un spot difundido en Internet, radio y televisión con motivo de su Sexto y último informe de Gobierno.

“La investigación ahí está”, dijo en su spot de más de dos minutos de duración. Recordó que la Procuraduría atrajo “lo que era un tema del orden local en el estado de Guerrero para ver qué había ocurrido con los jóvenes que estaban desaparecidos”.

“De ahí vino una investigación profunda y amplía, y más cuando evidentemente se generó un eco ante la demanda muy sentida y justa de los padres de familia por saber qué había pasado con sus hijos”, destacó.

El Presidente dijo que “evidentemente ante la negativa y el rechazo de los padres de familia por aceptar los alcances de la investigación realizada por la PGR, en donde había evidencias claras y contundentes, de que muy lamentablemente los 43 jóvenes habían sido incinerados por un grupo delincuencial que operaba en el estado de Guerrero, fue necesario incluso abrir la investigación a una Comisión Interamericana de Derechos Humanos para que integrantes de esta comisión pidieran conocer la investigación que había realizado la Procuraduría”.

“Sé que lamentablemente la pérdida de un hijo no hay forma de repararla. Son hechos que nunca más se deben repetir en nuestro país”, agregó.