Según un estudio de un grupo de investigadores europeos dicen haber descubierto que la espermidina sustancia que se encuentra en los quesos curados, en algunos cereales y también en las leguminosas, ayuda a regenerar células con partes dañadas y por lo tanto alargan la vida.
De acuerdo a la revista “Nature Medicine”, la espermidina prolonga la vida de las moscas de fruta (Drosophila melanogaster) y de sus larvas. Esta investigación consistió en varias etapas, en una de ellas se proporcionó a un grupo de roedores esta sustancia disuelta en el agua mientras que a otro grupo se suministró agua normal los resultados mostraron una esperanza de vida mayor en aquellos animales que habían consumido espermidina, incluso en roedores de edad adulta, así mismo en los animales que consumen queso abundante se pudo observar una mejora en la actividad del corazón al igual también se mostró una disminución de la presión sanguínea.
¿Qué resultado se obtuvo en humanos? Durante la experimentación más de 800 habitantes de Italia se demostró que aquellos que contaban con un nivel alto de espermidina en su alimentación tenían una tensión arterial más baja y tenían un 40% menos de peligro de sufrir enfermedades cardiovasculares.
Así mismo se demostró que las personas que diariamente consumían 80 gramos de queso curado aumentaban sus niveles de colesterol bueno a comparación con aquellas personas que coman queso normal o bien, no consumían ningún tipo de queso.