Foto ilustrativa.

Un ciudadano chino se subió a su vuelo desde el aeropuerto de Lukou en la ciudad de Nankín con varios kilos de “hotcakes” en su equipaje de mano, informa el ‘People’s Daily‘.

Zang Tao, que ahora vive en la provincia central de Sichuan, relató que los “hotcakes” se los cocinó su anciana madre, que reside en Shandong y a quién visitó durante la celebración de la Fiesta de la Primavera, el Año Nuevo chino.

Según se dio a conocer, la mujer se pasó más de tres horas preparando más de un centenar de “hotcakes” para su hijo, los cuales puso en el equipaje de su vástago para que este los disfrutara a su regreso a Sichuan y así no extrañar tanto la comida casera de su madre.

La compañía aérea con que viajaba Tao quedó tan conmovida que perdonó el costo del exceso de peso en el equipaje del goloso viajero.