Por Antonio Rivera

Chetumal, Q. Roo.- Con una inversión de más de 120 mil millones de pesos por parte de la federación se pretende consolidar en cuatro años, el Tren Maya, confirmó el próximo titular de la Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur), Rogelio Jiménez Pons. En Chetumal se generarán talleres para mantenimiento y armado del Tren. Será un tren de uso mixto con un costo de mil dólares el pasaje más caro por todo el recorrido completo.

En esta conferencia estuvieron presentes el senador José Luis Pech Várguez además de cinco diputados federales de Quintana Roo (Patricia Palma, Adriana Teissier, Mildred Ávila, Jesús Pool y Luis Alegre, quienes pidieron a los empresarios del sur de Quintana Roo subirse al proyecto del Tren Maya y de esa forma evitar que les ocurra algo similar a lo que vivieron cuando los invitaron a participar en el desarrollo de Cancún, hace casi medio siglo, y no creyeron en el que años después se convertiría en el principal destino turístico del país.

El futuro director del Fonatur, Rogelio Jiménez Pons indicó que al igual que como fue Cancún, el proyecto del Tren Maya no es como para que cuaje o rinda dividendos en dos o tres años, se trata de un proyecto de gran aliento que a mediano y largo plazo será el detonador del necesario crecimiento económico que requiere el sur del estado.

“Así ocurrió en el caso de Cancún, un gran proyecto que ni en dos ni tres ni 10 años rindió frutos, sino que lo hizo en un mediano plazo, con resultados tan buenos, que rebasó a todas las expectativas generadas por la creación de una ciudad turística en la costa del Caribe mexicano, virtualmente en medio de la nada”, expuso el futuro titular de Fonatur.

Jiménez Pons indicó que por instrucciones del presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, para el desarrollo del proyecto en primer término se dará prioridad a los constructores y empresarios locales de cada región, luego a los estatales y hasta el final a los de alcance nacional e internacional, a fin de que el beneficio del proyecto sea palpable desde el principio para la población de cada localidad por donde pasará el tren.

El futuro funcionario público ofreció a los presentes detalles del trazo del tren, del cual se espera que en diciembre arranque con las licitaciones, para que en un plazo máximo de unos seis meses pudiera empezar a registrar obras en zonas como es el sur de Quintana Roo, zona en donde los empresarios pidieron que llegara a la capital del estado.

En este punto Jiménez Pons sugirió que en la ciudad podría instalarse la sede de los talleres para atender las necesidades de mantenimiento de la línea férrea y los convoyes.

Sobre el trazo dijo que principalmente se dará prioridad a las áreas que ya cuentan con derecho de vía, ya sea por el trazo de caminos y carreteras o por ser parte del tendido de líneas de energía eléctrica, aunque advirtió que en caso de que se tuvieran que requerir predios privados o ejidales se promoverán fórmulas para que los dueños o posesionarios se conviertan en socios del proyecto y de esa forma tengan beneficios por la operación.

Indicó que para el caso de Bacalar, el trazo de la línea férrea se haría sobre un libramiento en el que se aproveche los derechos de vía del tendido eléctrico, lo cual también podría aplicarse para Felipe Carrillo Puerto, Tulum y Playa del Carmen, en donde se tendrían que reubicar a una serie de familias que desde hace años han invadido esa zona.

En tanto, para los casos de Puerto Morelos, igual que en parte de Playa del Carmen, dijo que aún estudian la posibilidad de que el trazo sea por una parte de la actual zona urbana.

Finalmente, en lo que toca a Cancún, señaló que la terminal se establecería a un costado del Aeropuerto Internacional, para lo cual mencionó que la empresa Asur ya manifestó su interés por participar. Para este caso, dijo que el trazo fue modificado a la idea original, que ubicaba la estación por la avenida Guayacán.

Cabe mencionar que en lo que respecta a la inversión se mencionó que será de poco más de 120 mil millones de pesos y se espera que tan solo de los desarrolladores y empresarios que pudieran estar participando en la generación de productos alternos en cada una de las paradas y trayecto de dicho tren se cuente con una bolsa de 2 mil millones de pesos.