Si eres de los chicos que se preocupan por siempre darle ese toque de espontaneidad y diversión a la relación, pero conservando el romanticismo, entonces esta nota te va a encantar.

Se trata de Ben Kokes, un ingeniero de San Francisco que trabaja para una empresa de electrónica, y paso cinco meses trabajando en el anillo ideal y de alta tecnología para proponerle matrimonio a su novia Julie Nicolai, y es que el anillo es algo realmente sorprendente porque en el momento en que Kokes se encuentra cerca, la piedras en el anillo de titanio se iluminan.

 

 

 

 

 

 

 

Ben colocó su ensamble de luz y una bobina de cobre en el interior del anillo y este se enciende dependiendo de la proximidad de un campo magnético el cual funciona como transmisor. Koke, colocó el transmisor alrededor de su hombro y cuanta más sea la proximidad de Kokes a su novia más resplandece el anillo

El proyecto del ingeniero tuvo muchas pruebas y errores, sin embargo, el resultado es una clara muestra de dedicación. La idea de Ben era crear algo momentáneo y especial para ese momento, sin embargo, espera que su anillo de boda sea mucho mejor.