Vecinos tuvieron un gesto muy hermoso y gentil con su pequeño vecino Brody Allen, quien nació con cáncer cerebral, que durante su desarrollo, le provocó cuatro tumores intratables. Lamentablemente los doctores no se habían dado cuenta hasta dos años después, cuando ya tan sólo le quedaban dos meses de vida.

Creyeron que practicándole la quimioterapia más agresiva podrían salvarlo, pero tampoco era opción debido a su corta edad. Todo había iniciado como una infección en el oído, pero no se imaginaban que eso los iba  a conducir a la peor noticia de sus vidas.

La familia de Brody estaba muy triste por la terrible noticia, pero decidieron darle todo el amor y felicidad en sus últimos días, por lo que pidieron a sus vecinos se reunieran para festejar junto al pequeño su segunda y última Navidad. Gustosos los vecinos decidieron participar en la noble causa, y comenzaron a colocar el árbol, luces, regalos, muñecos de nieve y así pudieron adelantar una de las fechas favoritas del pequeño.

Incluso, crearon una página de Facebook, donde compartieron todas las fotos del bello momento

“Se despertó un día y el árbol de Navidad estaba fuera. Él no sabe que no es realmente Navidad, simplemente lo está disfrutando y ha estado muy animado. Los vecinos se involucraron porque querían que fuera realmente especial y ver alegría en sus ojos”, explicó la hermanan de Brody a The New York Times.